317 765 8608 / 312 339 3744 comercial@tiendasoga.com

Este material se ha convertido en un producto imprescindible para los equipos de protecci贸n individual en la emergencia sanitaria. Sin embargo, tapabocas, guantes y toallitas desinfectantes ya han llegado a varias playas del mundo, por la desinformaci贸n sobre la manera correcta de desecharlos.

Cuando Diana Berm煤dez se enter贸 que ten铆a coronavirus se encerr贸 en su habitaci贸n. Dej贸 del otro lado de la puerta a sus dos hijas de uno y cinco a帽os, a su esposo y a su mam谩, una se帽ora de la tercera edad. Durante casi un mes barri贸 y trape贸 su habitaci贸n a diario, lav贸 los platos en el ba帽o del cuarto y se encarg贸 de desechar meticulosamente cada papel higi茅nico o tapabocas usado. La basura que fue acumulando, por 贸rdenes de la administraci贸n del conjunto no pod铆a llevarse al shut para evitar contagiar a otros vecinos. 鈥淓stuve durante 10 d铆as con mi basura en el balc贸n hasta que una empresa de aseo en Bogot谩 me explic贸 c贸mo deshacerme de los residuos鈥, cuenta.

Como Diana, cientos de personas en el mundo desconocen los procedimientos correctos para eliminar la basura que dejan los d铆as de pandemia. Si se tiran a la calle los guantes y las mascarillas pueden terminar en alcantarillas y luego en el mar. Y una vez que entran en el agua representan una amenaza para la vida marina. De hecho, varios estudios han logrado corroborar que el pl谩stico se llena de algas y bacterias cuando lleva el suficiente tiempo debajo del agua y as铆 representa peligro para las tortugas, pues lo confunden con alimento. En Hong Kong, por ejemplo, 70 tapabocas fueron encontrados en un tramo de menos de 100 metros por el grupo de conservacionistas OceansAsia, en una playa de la isla Soko.

 

Fuente: www.elespectador.com/noticias/medio-ambiente