317 765 8608 / 312 339 3744 comercial@tiendasoga.com

Los incendios forestales se presentan, entre otras razones, por la mano del hombre, la escasez de lluvias y las altas temperaturas. No solo acaban los ecosistemas, fuentes de oxígeno, sino también vidas humanas y animales.

Los combatientes cumplen un papel muy importante en todo el mundo en cuanto a la conservación de los ecosistemas naturales y de las especies de fauna y flora.

Por ello, los países del Pacto de Leticia por la Amazonía, junto con la Secretaría Permanente de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), lanzaron hoy en un evento virtual el Protocolo para el Manejo de Incendios Forestales en los Países Amazónicosun instrumento que garantiza una actuación coordinada en situaciones de incendios que puedan afectar los ecosistemas y las poblaciones de la región, cuando estos incidentes superen las capacidades nacionales.

El Día Internacional del Combatiente de Incendios Forestales se instituyó en 1998 en homenaje a cinco combatientes que murieron en una conflagración en Canadá. La celebración coincide hoy con la del Día de San Florián de Lorch, que en muchas partes del mundo es el santo patrono de los cuerpos de bomberos.

“Este es un instrumento muy valioso para los países que compartimos la Amazonía, los firmantes del Pacto de Leticia; nos permitirá reaccionar rápidamente ante cualquier incendio. Este Protocolo es un recurso más que fortalece la gestión de nuestras instituciones y nuestro propósito de cuidar este pulmón del mundo. Hoy, en su día, les agradezco a todos los combatientes de incendios forestales por la gran labor que hacen. Los colombianos valoramos su trabajo”, dijo Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Esta herramienta, que comprende acciones como la activación del Protocolo, movilización de la ayuda internacional, despliegue de los equipos internacionales y cierre de operaciones, se trabajó durante el segundo semestre de 2020, según mandato de la Segunda Cumbre Presidencial del Pacto de Leticia por la Amazonía, y hoy se lanza para poner en marcha su implementación.

“El Protocolo es un apoyo técnico que, como hoja de ruta, nos permitirá actuar de manera coordinada a las entidades ambientales tanto de Colombia como de los países de la cuenca amazónica comprometidos en controlar mejor los incendios y con ello las afectaciones al territorio y a las comunidades. Contribuye con la preservación de los recursos naturales y el bienestar de la sociedad. De la gestión del riesgo depende en gran medida la seguridad del patrimonio natural y de todos nosotros”, expresó Yolanda González Hernández, directora del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (Ideam).

En el evento se socializó el Protocolo y se desarrolló un panel con la participación de las delegaciones del Pacto de Leticia por la Amazonía y la Secretaría Permanente de la OTCA. Por el Ministerio estuvo, entre otras personas, Nicolás Galarza, viceministro de Ordenamiento Ambiental del Territorio. Se resaltó la importancia de contar por primera vez con un instrumento común entre los países, ágil y sencillo, que ilustrará los pasos a seguir cuando se presenten incendios forestales. El documento promueve el valor de la comunicación y articulación entre los países de la región.

La elaboración de este instrumento estuvo liderada por Colombia y contó con la participación y los aportes de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, la Dirección Nacional de Bomberos de Colombia, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Ideam y el Ministerio de Relaciones Exteriores.

El Pacto de Leticia fue suscrito el 6 de septiembre de 2019 por los gobiernos de Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam con el propósito de acordar acciones conjuntas para conservar los bosques y la biodiversidad, luchar contra la deforestación a partir de los diferentes marcos regulatorios de cada país, y contrarrestar, entre otros aspectos, los delitos ambientales y los incendios forestales que se presentan en la Amazonía.

Desde febrero de este año se trabaja en una mesa de monitoreo de puntos de calor para reaccionar en el menor tiempo posible y evitar afectaciones en los bosques y en las especies de fauna y flora de cada región, la cual está integrada por el Minambiente, Parque Nacionales Naturales, el Ideam y los institutos Sinchi y Humboldt.